Mensaje del Hermano Mayor por el fin de año 2019

Esta noche dejaremos atrás un 2019 histórico para nuestra corporación, en el que hemos sido capaces de hacer grandes hitos TODOS juntos.
Este año del que hoy nos despedimos, nos ha dejado con la sensación de que seremos capaces de hacer todo aquello que nos propongamos siempre contando con un importante respaldo tanto de nuestros hermanos, devotos y vecinos…
Comenzamos el año con la mirada puesta en un lejano mes de diciembre. Pero antes teníamos por delante una Cuaresma apasionante e ilusionante, ya que además era la primera salida procesional en la que nuestra Junta de Gobierno era la responsable de poner en la calle a nuestros Sagrados Titulares.
Antes de llegar al Viernes Santo, asistimos a un Vía Crucis histórico, donde nuestro Sagrado Titular, el Santísimo Cristo de la Exaltación, fue entrando por los arcos de nuestra barrio de la Vid, pasando por muchas de nuestras calles aquellas que por motivos arquitectónicos era inviable su paso. Más allá de la estética poco convencional, lo importante era llevar a nuestro Titular a su gente. Con una subida al paso sobria se cerraba un Vía Crucis de Viernes de Dolores, participativo y evangelizador.
La subida al Altar Mayor del paso de palio con María Santísima de la Concepción Coronada fue uno de los momentos mágicos del año. Te invito este año, si por una razón u otra no pudiste asistir este 2019.
Y cómo no, llegó nuestro #ViernesdelasViñas. El viernes más especial del año, donde todos aquellos que nos hacemos llamar viñeros, ni dormimos, ni tenemos ganas de comer… siempre con el hormigueo en el estómago…
Un viernes como de costumbre inestable climatológicamente hablando, que supuso la confirmación de las magníficas relaciones que hoy en día existen entre todas las Hermandades del Viernes Santo. Todas accedieron a concedernos la hora de cortesía para que nuestra Hermandad realizara Estación de Penitencia a la Santa Iglesia Catedral. Una Estación de Penitencia en la que, una vez más, nos superábamos poniendo en la calle a más de 800 personas, en un cortejo azul y blanco que cada día más, sabe mantener la compostura y saber estar, con la responsabilidad de ser la Imagen de nuestra corporación en la calle.
 
Tras ello, rumbo al Real de la Feria. Un año 2019 por el que han pasado 185 hermanos, confeccionando los turnos para ayudar en ese proyecto que tiene ilusionado a todos nuestros hermanos. Y con un gran ambiente de Hermandad y confraternización, volvimos a ser la caseta referente de nuestros vecinos, hermanos y devotos.
Tras esto llegó el domingo de Pentecostés, donde durante la celebración de la Eucaristía, la historia volvía a repetirse y el techo de nuestro Templo Parroquial volvía a desprenderse originando el cierre temporal de nuestra Parroquia. Afortunadamente nuestra Hermandad se puso manos a la obra, y gracias a la colaboración de muchísimos hermanos, pudimos adaptar nuestro Salón de Pasos como Capilla Provisional, donde han morado nuestros Sagrados Titulares estos meses.
En medio de todo este ajetreo, seguíamos trabajando en la presentación del que hoy es más un reto y una realidad, que un sueño y anhelo: la reforma del paso de palio de María Santísima de la Concepción Coronada. Una cita histórica que se llevó a cabo el 4 de septiembre, en la Capilla del Humilladero de las Angustias, sede canónica de nuestra Hermandad hermana de Nuestra Señora de las Angustias. Allí por unanimidad, salió elegido el que es ahora nuestro reto. Por ello os invito a participar a todos, cuantos podáis. Estamos viviendo una época histórica y si entre todos sumamos y aportamos, como en su día hicieron los vecinos de nuestro barrio, conseguiremos que este proyecto vea la luz en corto espacio de tiempo. Este no es un proyecto de una Junta de Gobierno, es un proyecto de Amor hacia nuestra Sagrada Titular, nuestra Amantísima Madre. Y un compromiso contraído con aquellos que hace más de 50 años comenzaron, desde la humildad de un barrio obrero, a construirle un palio a María Santísima de la Concepción. Es por ello, por lo que reitero que por poca que sea tu aportación será bien recibida y serás participe de la conclusión del sueño que tuvieron aquellos que vieron nacer a nuestra Hermandad.
Tras este mes de septiembre histórico, comenzaban las obras de nuestra Parroquia, y nos disponíamos a ver cada vez más cerca aquel lejano mes de diciembre. Nos sentamos con nuestro Pastor Diocesano para presentarle el programa con los predicadores del Solemne Triduo Extraordinario que íbamos a celebrar en la Santa Iglesia Catedral y nos lanzó el reto de llenar el primer templo jerezano durante los tres días…
Llegó diciembre y con él, la fecha elegida para que María Santísima de la Concepción entronizada en el paso de la Hiniesta Coronada, marchara hacia la Santa Iglesia Catedral el 1 de diciembre. Aunque, una vez más, la historia era caprichosa y se repetían los chubascos que hace 15 años nos obligaban a posponer la procesión de ida para la Coronación Canónica de nuestra Madre. Gracias a Dios, esta vez la meteorología nos dio una tregua y cuando todo hacía indicar que se repetiría lo de hace 15 años, el cielo se tornó en un azul Inmaculado y María Santísima de la Concepción Coronada partió tal y como estaba establecido hacia el templo Catedralicio, rememorando estampas de hace más de una década cuando en el paso de Nuestra Señora del Carmen, de ida hacia la Catedral pasamos por calles como María Antonia de Jesús Tirado, Plaza de las Angustias, Barja, San Miguel…
 
Del Solemne Triduo Extraordinario celebrado en la Santa Iglesia Catedral solo decir una palabra: ‘Espectacular’. En todos los sentidos: celebrantes, concelebrantes, asistencia, acólitos… sinceramente cuando uno sueña o plasma en un papel cómo le gustaría que se hicieran las cosas, difícilmente sale todo al 100%, en esta ocasión gracias al trabajo incansable de innumerables personas todo ha salido como está escrito, planteado, pensado…..
Ya la procesión de vuelta a casa, nunca mejor dicho, A CASA, fue multitudinaria, cercana, elegante,….donde pudimos devolver al barrio lo que hace 15 años no pudimos. Una vuelta temprana donde la calle Magallanes, engalanada, daba la bienvenida a su barrio a su vecina más distinguida, y como colofón la reapertura del templo. Un templo vacío, donde el Santísimo Cristo de la Exaltación esperaba en el Altar Mayor la llegada de su Madre.
Una semana después de la procesión gloriosa de nuestra Sagrada Titular, Madre de Dios, Reina de la Vid y las Viñas, se llevaba a cabo el ensayo más importante de cuantos hacen nuestras cuadrillas de costaleros. Un ensayo solidario que cada año aglutina a más y más gente y hace que la solidaridad de todos nuestros vecinos se conviertan en kilos de juguetes encima de una parihuela.
Y así os he intentado relatar un año intenso, donde me he dejado en el tintero infinidad de actos, cultos, donde nuestra Hermandad ha participado o realizado. Disculpadme por ello, pero nuestra Hermandad está tan viva que haría falta un resumen semanal de cada acto o culto que organiza.
 
Sin más, desearos a todos un feliz año 2020 y que nuestros Sagrados Titulares nos concedan salud para poder disfrutar de un apasionante año, en el que nuestro reto está a la vuelta de la esquina.

 

Manuel Jesús Tristán Espinosa de los Monteros

Hermano Mayor de la Hermandad de la Exaltación.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *